Home
Psicología online

 

 

 

 

 

 

Una separación o un divorcio son procesos legales, pero también son difíciles procesos emocionales.Las personas que se divorcian pasan por seis etapas. Lo ideal es poder llegar con éxito a la última etapa, la del divorcio psicológico.
  • Divorcio emocional: aquí es común experimentar sentimientos de:
    • Desconfianza hacia su pareja
    • Un vacío en la relación
    • Dolor por experimentar el rechazo diario de su pareja
    • Temor ante la amenaza de que su pareja lo/a deje
    • Nostalgia por los “buenos tiempos” del pasado
    • Decepción o tristeza por estar atravesando por esta situación
  • Divorcio legal: en esta etapa la corte se encarga de dividir las propiedades que la pareja haya tenido y define los derechos y las responsabilidades que los padres van a tener sobre los hijos.
  • Divorcio económico: significa que el dinero con el que la casa se mantenía ya no es “nuestro”, ahora cada ex-esposo vive en una casa diferente y no puede contar con el dinero del otro, excepto con lo que la corte ordene que debe ser pagado por pensión alimenticia (“child support” en inglés) o manutención (“alimony”).
  • Divorcio conyugal: es importante que recuerde que usted se está divorciando de su cónyuge, no de sus hijos. Por eso ambos deben centrarse en las necesidades de sus hijos y deben buscar la manera en que esas necesidades puedan ser satisfechas, aunque en el resto de las cosas usted y su antigua pareja no estén de acuerdo.
  • Divorcio social: Usted decide cuáles de los amigos que tenía en común con su pareja van a seguir siendo sus amigos. Usted puede pasar por un período de desorientación y soledad y también puede buscar nuevas amistades.
  • Divorcio psicológico: usted aprende a pensar en “yo” en vez de en “nosotros”. En esta etapa es capaz de pensar otra vez en sus propios gustos, intereses y necesidades; así como en hacer sus propios planes. Usted toma responsabilidad sobre sus éxitos y sus fracasos en vez de culpar al otro/a.
Factores que determinan el efecto del divorcio en su vida. Cómo el divorcio lo/a afecte va a depender de:
  • Si es usted él/la que decidió divorciarse o él/la que se siente abandonado/a por su compañero/a
  • Su edad
  • La edad de sus hijos (si tiene hijos pequeños, adolescentes o adultos)
  • Si el alcohol o las drogas eran parte del problema por el cual se divorció
  • Si sus propios padres se divorciaron y cómo esto lo/a haya afectado
  • Si es usted de las personas que tiende más a “pensar” que a “sentir”
Los ninos y el divorcioLa disolución de una pareja es una decisión dolorosa, y una realidad cada vez más común. Cuando la separación no es por mutuo acuerdo puede haber resentimientos, lo que hace muy difícil el trámite de divorcio y, en muchas ocasiones, se convierte en una batalla. Pero, ¿qué pasa con los hijos?
Es importante considerar la necesidad del niño de contar con una estructura familiar que le ayude a poner límites a sus propios impulsos y miedos, los cuales surgen al sentir que se tambalea la seguridad de tener ambos progenitores.El impacto emocional del divorcio, así como la manera de reaccionar de los hijos, dependen de su edad, ya que los intereses, inquietudes y expectativas serán diferentes en los niños de 3 años que en los de 12. Al sentirse vulnerables emocionalmente y presionados por no saber lidiar con su propio duelo y el de sus hijos, muchos padres pueden tener dificultades para relacionarse con ellos. Algunos se muestran intolerantes, rígidos o intransigentes ante las necesidades y requerimientos de los niños. A veces les cuesta trabajo negociar con su pareja y ponen a los hijos en medio de la disputa, como armas de agresión. Otros se centran sólo en su dolor y anulan toda oportunidad para el diálogo y el acercamiento emocional, en virtud de su estado de insatisfacción e infelicidad.¿Cómo explicarles a los hijos el divorcio?
· Se recomienda no tenerlo en secreto o esperar al último momento para explicarles la separación.
· Informar al niño junto al cónyuge.
· Explicar las cosas de manera simple y directa.
· Explicar que el divorcio no es culpa de él.
· Advertir que el proceso puede ser desconcertante y penoso para todos los integrantes de la familia.
· Decir y demostrar que sus padres, aunque no estén juntos, lo quieren, y que independientemente de que ya no sean pareja, siguen siendo padres y eso no afecta el cariño que sienten por él.
Algunas recomendaciones para lidiar con la separación:
· Los niños tienen que escuchar constantemente que no son los responsables de la conflictiva entre sus padres y necesitan sentir que el amor por ellos es inalterable.  Los hijos tienen su propia vida y no son un reemplazo emocional cuando, por divorcio, falta un padre o una madre; tampoco son los responsables del bienestar del progenitor con quien viven.
· Las recompensas o las actitudes de sobreprotección que tienen como fin aminorar el dolor de los niños, lejos de ayudar, resultan contraproducentes; muchos pequeños captan la culpa que experimentas sus padres y se aprovechan de ella para conseguir lo que quieren.
· Los niños necesitan figuras paternas estables y respetuosas entre sí como modelos de identidad.
· Los niños requieren desahogarse, hablar y estar contacto con el padre ausente; a pesar del dolor y el coraje, es indispensable aceptar el hecho de que el otro padre tiene derecho a seguir ejerciendo su paternidad.
Por último, es importante tener en cuenta que el duelo por divorcio es un proceso, aunque doloroso, necesario para lograr el crecimiento personal y familiar. Éste implica varias etapas: negación, depresión, enojo, culpabilidad y aceptación, sólo cuando estas etapas son reconocidas y superadas se puede llegar al punto de la reconstrucción: aprender a vivir sin esa persona y dar paso a un nuevo estilo de vida
qweAñadir a favoritos